profundo carmesí


domingo, 5 de abril de 2015

Partitura invisible.

Tiene una descompostura galopante. Suspendan la ambulancia. Nikola Tesla. ponía Gilda a todo volumen. Y cantaba, "No me importa nada  porque no quiero nada". Desde el primer día supe que te amaba. Esa hiena destilaba dulce, a su manera, pegajosa, incómoda. y en esos días me cruce con una niña que escribía una poesía deslumbrante, que venía de ver El lado oscuro del corazón, tenía un Cineclub, por un día las líneas de mis manos decían que tendría niños con ella. Nunca leímos El principito. la mariposa azul en busca de un sueño. Cuando comienza la Edad media. Historia de la Revolución francesa. Girona Sabonalora. El Papa lo mandó a quemar. 
Uno se va a dormir y la poesía sigue trabajando. Ya arranco el lunes. Estoy listo. 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario