profundo carmesí


domingo, 5 de abril de 2015

Unos días en Barrow.

Una canción de Faithless con Boy George. Una bomba de entusiasmo. la niña hiena me espantaba todos los buitres del Palacio. Algún día volverá. A llevarse lo que no hay. El porno ruso te hace olvidar lo que sea. Ahora suena Gorbachov por Loco Mía. En el edificio de al lado leen poesía. Hay autos estacionados al frente del cartel de "Pedí un deseo". Esta semana estará difícil, aunque tengamos al amabilidad del otoño, de los que tienen muchos días de descanso. Las anotaciones en mis cuadernos se volvieron ordenes. Hoy estuve leyendo Onetti, a veces logra conmoverme. Regreso a Itaca, de Laurent Cantet, lo mejor que he visto en estos días. Una auténtica conversación en una terraza en La Habana. Una pieza de arte contemporáneo. pensé en mi querido Tomás Barceló Cuesta, lo ví sentado ahí, con su cámara, con su sonrisa y su mirada única. Una cucaracha sale de entre los libros, generalmente no me meto con ellas sino me asustan. Siempre pienso en el cuento de Javier Villafañe y en que uno debe compartir. Mis vecinas son amables. Rezan por mí. Me ofrecen queso e hígado de pollo en paté. Una canción de Enigma y el misterio de la fé en un domingo santo lleno de ruidos. Juega Talleres y River le ganó a San Lorenzo. 





No hay comentarios.:

Publicar un comentario